viernes, 20 de abril de 2012

Secuoya





Secuoya trata la visión ficticia de cómo será la tierra dentro de muchos años.
La Tierra será desvastada por un Gran Guerra mundial y después de que ésta finalice, sin ningún ganador, los terrenos donde se lanzaron bombas quedarán contaminados e inhabitables. Un grupo de personas comienzan a vivir bajo tierra y muchos siglos después, esa población se hace llamar “Edén”. Desarrollan una gran tecnología y sus propias costumbres. Toda esa población cree fervientemente que El Exterior es inhumano y no hay vida posible en él. Pero algunos científicos, por medio de cámaras que envían fuera, sospechan que sí puede darse allí la vida, en concreto un científico investiga sobre ello a fondo. Los altos mandatarios reciben noticia de esa actividad y matan a ese científico para, según ellos, proteger a la población de mentiras.
La hija del científico asesinado recoge el testigo de su padre y se arriesga a salir.
Allí fuera descubre un mundo que en principio sí le parece inhabitable, pero conforme se desarrolla el libro, descubre que su padre tenía razón, que allí fuera vivían personas y que además eran parecidos a ellos, aunque con costumbre muy diferentes. Maarian, que así se llama la protagonista, es llevada por un guía (clave en la historia) hacia un poblamiento para que los mandatarios de El Exterior la interroguen y tengan bajo vigilancia.
Los habitantes del Exterior tenían un texto sagrado, La Escritura, en la que se dice que los habitantes del mundo de abajo un día saldrán para exterminarlos, por ello Maarian debe ser controlada. Pero el guía que la llevó allí, se da cuenta de que corre un grave peligro y la rescata del edificio donde se encontraba encerrada.
Mientras tanto, en Edén, un sector de científicos rebeldes, junto con la ayuda de una amiga de Maarian, vuelven a investigar sobre la vida en El Exterior y descubren que allí sí se puede vivir.
 Este libro tiene una continuación que se llama Yuma.

Isabel Clemente Díaz (2º Bach D. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario