miércoles, 16 de junio de 2010

El retrato de Dorian Gray


Me resulta difícil explicar lo que El retrato de Dorian Gray me ha producido, ya que mis pensamientos resultan algo caóticos. Es curioso que el mismo libro, con las mismas situaciones, los mismos diálogos... pueda producirme sensaciones tan antagónicas: rabia, enfado y vergüenza, frente a empatía, placer e interés. Tengo que decir que es la primera vez que me ocurre esto con un libro y, en contra de lo que yo esperaba, me ha fascinado, me ha dejado totalmente cautivada y presa de sus páginas. Nunca había leído un libro en el cual me cautivaran los diálogos, los pensamientos de los personajes, aquello que va más allá de la acción, del mundo imaginario. Por primera vez he sido capaz de relacionar un libro con la realidad, conmigo y con los demás. Y eso es extraordinario, espléndido.

Como ya he dicho antes, su contenido me parece interesantísimo para inducir a la reflexión sobre los personajes, el pensamiento de la época, y relacionarlos con la actualidad. Así podemos observar los prejuicios que siguen todavía vigentes: el culto a la belleza, la apariencia...

Debo destacar lo mucho que me han gustado los pasajes descriptivos, como el capítulo once, en el que describe la vida de Dorian durante largos años, su impresión en la gente, sus nuevas aficiones y las que ha tenido a lo largo de este tiempo, aunque debo reconocer que la primera impresión que tuve de este capítulo no fue especialmente buena. Al leerlo por segunda vez y detenidamente, mi opinión cambió. Si bien hay escenas que me impresionan más, como cuando el autor nos describe los fumaderos de opio de la época (de los cuales me informé) como antros del olvido y describe también los efectos de esa droga.

Son interesantes también las conversaciones que Dorian y lord Henry mantienen durante toda la obra. Esto nos permite percibir una especie de doble plano en el cual observamos la doble vida del protagonista tras el asesinato de Basil. Observamos también los ideales hedonistas (y que no dejan indiferente a nadie) de lord Henry, que influyen terminantemente en el joven Dorian.

Alba López Sánchez (1º Bachillerato A. 2010)

1 comentario:

  1. bien comentado y hablado.Creo que han sacado una pelicula puede que la historia este bien pero espero que el voabulario sea normalillo

    ResponderEliminar