martes, 25 de octubre de 2011

Teme



Jannie, que pensaba que su don era una desgracia, ha ayudado a la policía a resolver un conflicto relacionado con las drogas. Entre Cabel y ella forman un equipo genial y les acaban de asignar otro caso. Pero esta vez relacionado con algo más peligroso. Abusos sexuales. Y el presunto agresor, creen que podría ser un profesor del instituto de ambos. O incluso uno de sus profesores. Tendrán que averiguarlo si no quieren que alguien salga herido, aunque para ello los que se expondrán ante el peligro serán ellos mismos.
Mientras tanto, Jannie ha descubierto que sorprendentemente una señora recientemente difunta de la residencia en la que trabaja también poseía una habilidad especial, igual que ella, y para colmo también trabajó junto a la policía para resolver muchos casos en sus años de vida.
Jannie averiguará que tiene dos opciones, a cual más desagradable, de las cuales tiene que escoger una y acarrear con las consecuencias para seguir con su vida. Si es que consigue seguir con ella.
Gracias a Cabel todo se hace más ameno, aunque el miedo y las inseguridades de este crean problemillas de vez en cuando entre ellos.
Es la segunda parte de la trilogía de La cazadora de sueños, que empieza por Sueña y acaba por Huye, el libro que precede a este. Mantengo completamente el argumento de que este libro es muy entretenido y lo recomiendo sin dudarlo.
Además de eso, te hace reflexionar sobre ciertas cosas que si lo leéis no hará falta que especifique aquí.
Aunque no creo que sea un libro que llegue a encontrarse entre mis favoritos, sí que sirve para estar deseando siempre en tener un ratito libre para leer y saber cómo sigue la historia de Jannie y Cabel.


Miriam Tortajada Gomariz (4º ESO E. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario