domingo, 23 de octubre de 2011

La piedra en el corazón




Nima no quiere pensar que está enferma, no le gusta nombrar esa palabra. Vive atrapada en su propio sufrimiento porque padece una enfermedad irreconocible. Y no quiere volver a terapia desde su última crisis; aunque sigue tomando la medicación. Bebe por impulso, por quitarse esa sensación de sequedad de la boca, o por una infundada necesidad que se corresponde con las pastillas; en cambio, de la bebida no saca nada, solo un sabor amargo y que por las mañanas al despertarse le embargue la sensación de no haber dormido.Sus padres aún no recuerdan cuándo fue el día en que descubrieron que su hija se encontraba mal. Y Nima vive con la desgracia de arrastrarlos con su sufrimiento.

Madrid, 11 de mayo de 2004. Liceo teme haber perdido a su hija. Tiene una llamada perdida suya, se llama Nima. Se dirige hacia su casa. La encuentra sentada en un banco del parque cercano a su domicilio. "Estoy bien, te estaba esperando. No podía quedarme dentro y seguir viendo lo que está pasando..." Se hace de noche. Nima se levanta y entra en casa, entonces escucha el ruido del televisor que se había quedado encendido...



Mª Consuelo Pardo Gil (2º ESO B. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario