martes, 8 de febrero de 2011

La mansión de los mutantes


Había un hombre con un circo, en el cual sólo mostraban a gente deforme (con un solo cuerpo y dos cabezas, un hombre de 2'67 metros, etc). Pronto le cerraron el negocio y le obligaban a ir a misa todos los domingos.

Un día se encuentra con una señora que le dice que vaya a otro sitio, y recuerdo que hay otro circo, que estaba en La Habana, de un primo suyo. Y que le va a hacer un sitio para que su circo actúe. Le pide que se lo piense bien. El director lo habla con su grupo y como ve que no están bien allí decide aceptar por el bien de todos. Pero cuando embarcan se arrepiente, porque no le sienta bien ir navegando por el mar.

Cuando se viene a dar cuenta los tripulantes del barco lo ataron a un palo y se rebelaron, porque querían ir a donde ellos quisieran, y no hacer lo que él les mandaba. Deseaban ser libres.

El director le dice a Miguel Abajo que llevara el mando de la embarcación, pero el hombre pulpo saca seis pistolas y para defenderse Miguel lanza el cuchillo. Pero falla el lanzamiento y mata a Fátima.

Una vez muertos Miguel Abajo y Fátima, los echan al mar; luego echan al director y a Miguel Arriba al mar en un bote, con dos remos para remar y defenderse de los tiburones.

De las tres historias que tiene el libro, ésta es la que más me gusta.


Lidia Romero Alcolea (1º ESO B. 2011)

1 comentario:

  1. Hola, soy Paco López Mengual, el autor de este librito de relatos titulado “La mansión de los mutantes”. Me ha encantado la acertada y simpática reseña que del cuento ha hecho Lidia Romero, y desde aquí quiero darle las gracias.
    Recordar que yo, hace treinta y un años, fui alumno del Vega del Tader, por lo que me llena de satisfacción ser leído por los jóvenes que ahora ocupan las mismas aulas en las que yo estudié.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar