lunes, 7 de febrero de 2011

Harry Potter y la cámara secreta


Harry es encerrado otro verano en su habitación por sus tíos. No le escribe ningún amigo y se siente terriblemente solo.

Un día recibe la visita de Dobby, un elfo doméstico de la familia de los Malfoy y le advierte de que no vaya a Hogwarts ese año, porque va a ocurrir algo malo.

Una noche, sus pelirrojos amigos Weasley van a rescatarlo con un coche volador de casa de sus tíos. Se encaminan luego a casa de los Weasley y de ahí a Hogwarts, pero se complica un poco la ida, porque la pared del andén está cerrada.

Cuando empieza el nuevo curso se descubren pintadas hechas con sangre en la pared. Junto a ellas aparecen alumnos petrificados. Empiezan a investigar sobre esto y descubren que la cámara de los secretos había sido abierta por el heredero de Slycerin y que las petrificaciones habían sido producidas por el basilisco de la cámara. Harry encuentra el diario de Tom Riddle; y esto lo lleva a la cámara de los secretos, donde deberá matar al basilisco para acabar también con Riddle (que es Voldemort) para acabar con todos los ataques.


Alicia Bastida García (2º ESO B. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario