domingo, 31 de octubre de 2010

Matilda


Matilda es una chica muy inteligente, pero su familia no se da cuenta de ello. Pasan de ella. Desde muy pequeña aprendió a leer y, tras empezar con libros sencillos, acabó leyendo obras de Charles Dickens, sumando, restando y multiplicando.

Un día convence a su padre para que la lleve a la escuela, donde le va genial. Conoce a muchos amigos, como Lavender. Su tutora, la señorita Honey, es un encanto.

Pero no todo en la escuela es perfecto: la directora, A. Tranchbull, es un ser despiadado, que odia a los niños, los lanza por la ventana, les grita... Matilda consigue entonces desarrollar una capacidad muy curiosa: controlar los objetos. La aventura comienza cuando la señorita Honey la invita a su casa a merendar y Matilda descubre que la Tranchbull es la tía de su tutora.

Mientras el FBI investiga a los padres de Matilda, su padre le vende un coche malo a la Tranchbull y la encierra en el "Asfixiadero". La señorita Honey (cuyo nombre es Jenny) la defiende en todo momento.

Al final, cuando el FBI comience a perseguir a los padres de Matilda, será Jenny quien la adopte.

La obra me parece muy bonita. Algo infantil, quizá, pero me ha gustado mucho.

Recomiendo este libro y todos los del mismo autor: no se hace pesado y gusta bastante.


Cristina Molina Ruiz (2º ESO B. 2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario