lunes, 1 de noviembre de 2010

Viaje de ida y vuelta


Tren de ida y vuelta es una biografía del escritor Miguel Hernández Gilabert, hijo de un cabrero de un pueblo de Alicante, Orihuela.

Trata sobre las idas y vueltas que da la vida. Lo que empieza como una emocionante aventura para Miguel cuando aún era pequeño (aprender a leer), se convierte en su mayor pasión, aun cuando su familia siempre le recuerda que su futuro está en el campo, trabajando con su padre.

Él, con ayuda de su vecino don Luis Almarcha y algunos amigos como Carlos o Ramón Sijé, también amantes de la literatura, se anima a leer, escribir, y seguir cultivando sus conocimientos.

Empieza a publicar poemas en periódicos pequeños regionales o de los pueblos cercanos, y recita para sus amigos en la tahona.

Con el tiempo se da cuenta de que en un pueblo pequeño no puede llegar a triunfar como lo haría en la capital del país, Madrid. Pero no tiene dinero, por la falta de apoyo de su padre. Intenta alistarse a la mili y cosas similares, pero no consigue que lo acepten. Así que finalmente le pide el dinero a sus amigos y marcha hacia la capital, con algunas cartas de recomendación de sus amigos reconocidos.

En Madrid, se siente abrumado por el ruido, la gente y sobre todo por el frío.

Allí no encuentra trabajo, el dinero se le acaba y no encuentra solución, mientras que su refugio es escribir y leer. Al no poder pagar la pensión, decide vivir en la calle, donde enferma, a causa del frío.

Al cabo de un tiempo todo se arregla, lo ayudan desde Orihuela sus amigos. Consigue trabajo. Tiene problemas con los amoríos: está entre Maruja Mallo o Josefina, Manresa pero finalmente se compromete con Josefina, su novia del pueblo, con la que acaba teniendo dos hijos. También publica su primer libro Perito en lunas, que no tiene mucho éxito. Pero consigue entablar grandes amistades, con Pablo Neruda, Vicente Aleixandre, Antonio Buero Vallejo, Antonio Machado y tuvo alguna bulla con Federico García Lorca.

Todo lo bueno acaba, y eso lo demuestra la guerra que se interpuso en su camino. Él optó por el Partido Comunista, o socialista, como casi todos los escritores y artistas, en general republicanos.

Se convierte en un militante rojo en activo, y al cabo del tiempo el bando de Franco impone sus reglas en el país, al ir ganando a los comunistas. Y una de las reglas es fusilar a todos los traidores, tanto militares comunistas, como escritores revolucionarios o republicanos.

Detienen a Miguel, por traición a la patria, y colaboración con el enemigo. Lo llevan de una cárcel a otra; y finalmente, lo condenan a condena perpetua.

Pero su final no sucede en la cárcel... Para saber el final, que da mucha pena, hay que leer el libro... así que lo dejo así.

Durante su época de militante comunista escribió varios libros más, y fue haciéndose un hueco con las caras mas reconocidas de la literatura española. Hizo muchos viajes por Europa: Rusia, Francia e Inglaterra. Pero sobre todo viajó por España en tren, la mayoría de las veces de Madrid a Orihuela, buscando volver a su casa, y añorando tener lo que siempre tuvo en Orihuela: su mujer y su hijo, sus amigos, sus hermanos y su familia.

Consiguió lo que quiso, ser un poeta reconocido, pero a cambio de un precio.

Karima Kaf (2º Bachillerato D. 2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario