miércoles, 18 de abril de 2012

En llamas


Después de que Katniss y Peeta saliesen como ganadores de los septuagésimos cuartos juegos del hambre se despierta como un símbolo de rebelión en contra del Capitolio. El presidente no cree que hayan engañado al Capitolio por amor, piensa que fue por incitar una rebelión y buscan venganza.

Ambos tienen que hacer la gira de la victoria por todos los distritos, recitando unas palabras y volviendo a su mismo distrito para terminar la gira. Por haber ganado su distrito es recompensado con más sustentos de comida, y a los ganadores les dan una casa en una casa en la zona de los ganadores. Esos ganadores jamás volverán a pasar hambre.

El distrito 12 ha cambiado mucho desde que Katniss y Peeta fueron escogidos como tributos. Los agentes de la Paz han sido endurecidos. Ya no pasarán por alto los delitos cometidos; la caza ya no se podrá vender de forma ilegal. El castigo es la muerte, como siempre debió haber sido.

El presidente, no contento, ya que no todo el mundo se cree el romance, va a la casa de Katniss, le obliga a que su relación con Peeta sea creíble, que ya no lo es tanto. Los obliga a casarse. Todo por el bien del Capitolio. Cuando ven que ni eso funciona, deciden cambiar las reglas.

Matar a Katniss es imposible, se desataría un gran levantamiento, y eso no se podía consentir. Así que cambió las normas de los septuagésimos quintos juegos del hambre. Normalmente cada veinticinco años se celebra el Vasallaje de los veinticinco. Allí van el doble de tributos que un año normal. Cuatro tributos por distrito. Un solo ganador. Las reglas cambian, el presidente quiere hacer unos juegos del hambre con todos los vencedores; así se asegurará que Katniss Everdeen vaya a la arena y muera allí, ya que, es la única chica ganadora del distrito 12.

La historia se repite. Katniss y Peeta vuelven a la arena; solo una diferencia de los anteriores juegos: esta vez es Katniss quien defenderá con su propia vida a Peeta, intentando que así vuelva éste con vida. Peeta hará lo mismo con ella.

Opinión personal: Al principio del libro te quedas un poco raro porque pierde emoción del primero, pero es según avanzas conforme vuelve a recuperarla. Ya a partir de la cuarta parte del libro te vuelve a pasar como en el primero, no puedes dejar de leer, engancha.

Jonatan Romero (1º Bach B. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario