jueves, 20 de diciembre de 2012

Falsos recuerdos




Miranda North es una joven de diecisiete años que se despierta una mañana en un parque junto a un centro comercial sin recordar absolutamente nada, salvo su nombre y su edad. Solo se le ocurre preguntar a un hombre de seguridad que, cansado de su impertinencia y pensando que le estaba tomando el pelo, decide ignorarla. Miranda se pone muy nerviosa y, de repente, una especie de ondas de pánico salen de su cabeza y se propagan por el centro comercial. Todo el mundo empieza a correr aterrado e incluso hay muertos. Tan solo un joven rubio de ojos azules parece no ser afectado y conocer lo que le ocurre. El joven, Peter, lleva a Miranda a una casa oculta en el bosque y allí le explica que forma parte de un grupo, el grupo Alfa, de cuatro chicos (Miranda, Peter, Olive y Noah) que tienen la capacidad de crear el terror a través de su mente y que deben tomar cada cierto tiempo unas dosis de memoria para no olvidar sus recuerdos. Y eso es precisamente lo que le ocurrió a Miranda. Su novio, Noah, la privó de esas dosis y la dejó en el centro comercial antes de irse de aquel lugar con Olive.
Miranda se siente muy enfadada con el que había sido su novio y frustrada al no recordar absolutamente nada de su antigua vida. Junto con Peter decide ir a buscar a los otros dos componentes del grupo. Y los encuentran. Noah asegura que lo que hizo lo hizo por salvar a Miranda y al resto de sus compañeros, pues un grupo de científicos, el grupo Beta, los están buscando para utilizar sus capacidades como armas perversas. Los cuatro jóvenes deberán huir de sus perseguidores a la vez que buscarán desesperadamente dosis de memoria.
Surgirán amistades entre ellos y Noah luchará por recuperar el amor de Miranda, aunque esta parece que ya lo ha olvidado y ahora siente una enorme atracción correspondida por parte de Peter. El grupo finalmente es capturado, y descubren que el grupo Beta está formado por cuatro clones de ellos mismos. Los jóvenes deben fingir la pérdida de memoria para que los propósitos de sus capturadores no vayan más allá. Además, Miranda descubrirá que no es la misma chica que creció con sus compañeros, aquella joven murió desangrada bajo la lluvia en un callejón, ella simplemente es...

Este libro es espectacular. Lo que más me ha gustado sin duda es el final. Un final sorprendente e inesperado que hace que cambie por completo la forma de percibir el libro. También me ha gustado mucho la forma en la que el autor confunde a los lectores para dar mayor emoción a la trama utilizando los clones de los protagonistas. Es un libro realmente fantástico que no puedes dejar de leer.

Laura García Cobarro (4º ESO A. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario