martes, 11 de diciembre de 2012

Dragún (La chica que desafió a los dragones)




Lea es tan solo una niña cuando el rey de Manlo, Lostar, junto a sus tropas, entran por sorpresa a su pueblo natal, Silam, y destruye a su familia matando a su padre y llevándose con él a su madre. Muchos hombres pierden la vida aquel día. Lea logra sobrevivir junto a su hermano Nilo escondiéndose bajo una de las enormes minas de calantio de la ciudad. Cuando creen que el peligro ha pasado y aterrados por el miedo de perder a sus padres, los niños salen de su escondite y contemplan ante sus ojos a una enorme bestia de enormes ojos rojos y olor a sangre y cadáver que aparta para siempre a Nilo de la vida de su hermana. Tras este devastador día, Lea tan solo conserva una de las dos espadas de calantio de su padre y comienza a andar sin rumbo esperando encontrar ayuda. Ante su sorpresa, Lea encuentra a un hermoso dragón, Zágor, con unas doradas escamas que habla la lengua de los humanos y que enseguida se convierte en su amigo. Zágor conduce a Lea hasta la guarida de los dragones, donde la niña crece y aprende todas las técnicas de lucha necesarias para sobrevivir. El tiempo pasa y Lea se convierte en toda una guerrera, pero ella quiere conseguir ser una más del grupo de los dragones, ser una Dragún. Para ello asegura a los dragones que liberará Minji, el antiguo territorio de los dragones, del Vlaken, el monstruo que los expulsó de su tierra. Y lo consigue. Lea se embarca en una aventura a través del mar hasta la isla de Minji donde, con ayuda de sus amigos marineros y tras sufrir importantes traiciones, logra vencer al monstruo. Cuando abandona la isla, a parte de tener el orgullo de haber conseguido convertirse en una Dragún, Lea se lleva consigo un hermoso rubí rojo por el que siente una enorme atracción. Una vez cumplida su misión, Lea se embarca en una aventura mucho más peligrosa que la anterior: encontrar al monstruo que destruyó a su pueblo y acabar con él. Para ello viaja hasta Manlo junto a Zágor y la princesa Vitoria, a quien encuentra por el camino. En Manlo se encontrará con Lostar, el asesino de su padre, quien se enamora perdidamente de ella. También descubrirá que su madre finalmente se suicidó y que el monstruo que anda buscando esta más cerca de lo que cree. Pero un imprevisto por parte de Lea destruye del todo sus planes: Lostar descubre la espada de calantio de Lea, reconociendo así a la niña de ojos grises con quien se encontró un tiempo atrás.
La batalla final tendrá lugar entre humanos y dragones, todo por un objetivo común, derrotar al monstruo, Yoshamaat,  y enviar su cuerpo de nuevo al infierno. Para ello, Lea contará con el extraño rubí de color rojo que encontró en la isla y que cada vez se vuelve más oscuro.
Este libro me ha encantado. Es muy intrigante la trama y cómo, cuando parece que se ha acabado todo, una nueva historia comienza. También me ha gustado mucho la relación de amistad y confianza que mantiene Lea con los dragones, y cómo los pequeños detalles que aparecen en el libro, a los que al principio no se les da importancia, pueden desempeñar un papel clave en la historia.

Laura García Cobarro (4º ESO A. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario