domingo, 25 de marzo de 2018

El corredor del laberinto




La historia empieza con un chico llamado Thomas, que aparece en un sitio al que llaman El Claro. Él sólo puede recordar su nombre, al igual que los demás chicos que había allí, que igual que él habían perdido la memoria y que un día aparecieron allí sin saber dónde estaban ni por qué estaban allí.
Después de darle la bienvenida le mostraron el campamento que entre todos habían construido durante los tres años que llevaban en aquel lugar. Pronto le asignaron un trabajo a Thomas, en la enfermería; pero a él le gustaba ser corredor. Cada mañana unas enormes puertas se abrían y permitían entrar al laberinto e intentar encontrar una salida (una salida que no habían logrado hallar durante los tres años, ya que el laberinto cambiaba cada cierto tiempo).
Thomas no tarda en saltarse las normas y entra en el laberinto para poder ayudar a sus compañeros. Al día siguiente, Alby, el líder de los corredores, le enseña la mecánica de El Claro y cómo funciona, que cada mes llega un nuevo novato (siempre un chico) y provisiones. Pero en ese momento el ascensor trae a un novato más, aunque aún no fuera el día… Y es una chica. Desde entonces, todo empieza a cambiar.
El libro me ha gustado muchísimo más que las películas, porque puedes conocer mejor a los personajes. He decidido no contar el final para mantener la intriga de qué pasará al final. ¿Qué hay fuera del laberinto? ¿Quién se encuentra detrás de todo lo que está pasando?

Cintia López Rodríguez (3º ESO B) (2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario