lunes, 17 de junio de 2013

Sepultura 13



Esta historia trata de una chica llamada Flor, que tras alquilar un piso en Salamanca se va dando cuenta de que allí ocurren cosas extrañas. Ella no cree en fantasmas, y no le iba a dar miedo vivir en la calle Sepultura, número 13.
Ella tiene 23 años y un novio estudiando en Inglaterra. Ella había terminado ya la carrera y estaba trabajando en un pequeño periódico.
A lo largo de los días se va dando cuenta de que la pared de su habitación tiene una forma irregular, el cristal del baño se torcía, etc, pero eso no es todo: en la palangana del cuarto de baño se apareció por un instante el rostro de una mujer pálida. Meses más tarde dio una fiesta en la que se quedó durante un rato con su amiga a solas... y se les volvió a aparecer. Era una mujer que parecía estar sufriendo por algo.
Flor entrevistó en su periódico a un pintor llamado Arcadio. Se hicieron amigos y él le ayudó a investigar qué ocurría en esa casa. Flor descubrió que la mujer se llamaba Dulce, porque encontró ese nombre grabado en la madera.
Ella investigó qué ocurría a través de todos los que habían vivido anteriormente en ese piso. El abuelo de Mila (una chica que trabajaba en el bar de abajo) conocía a Dulce porque mientras ella estaba ahí, el piso se encontraba en obras.

Después, Flor buscó al único hombre que entró en ese piso mientras Dulce vivía allí. Él al principio no quería contarle nada, pero al final sí lo hizo. Y lo que le cuenta es realmente estremecedor...

Ariadna Moreno (1º ESO A. 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario