lunes, 28 de mayo de 2018

La hija del espantapájaros




Esta historia se desarrolla en una pequeña cabaña en un bosque donde Loella y sus dos hermanos, Conrad y Rudolf, vivían solos porque sus padres estaban separados. Y como su madre viajaba mucho apenas estaba con los niños. Loella apenas tenía 12 años y le pusieron un mote, la “Malos pelos”, porque tenía el cabello rizado y negro. Tenían una tía que algunas veces iba y los ayudaba con la comida y la ropa, pero los niños no querían irse a vivir con ella, porque deseaban esperar a su madre.
Un poco más lejos vivía un señor llamado Fredrick, que les dejaba las cartas en el buzón y algunas veces algo de dulces en un espantapájaros que tenía; y ella le respondía dejándole sellos ya que los coleccionaba. Tiempo después, su madre les envió una carta que decía que los tres hermanos se iban a separar, mandándolos a un hogar de niños. Y Loella tenía miedo: haría lo imposible para que esta separación no se produjera.

Laura Muñoz (3º ESO B) (2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario