lunes, 18 de noviembre de 2013

Campos de fresas



La historia comienza en una discoteca, donde un grupo de adolescentes, para aguantar mejor la noche, deciden tomarse una pastilla. A una de ellas, Luciana, le afecta demasiado y entra en coma. Sus amigos la llevan al hospital y estando allí avisan a los padres, hermana y novio de ésta. Mientras tanto, ella se enfrenta a una partida de ajedrez contra la muerte. El médico les comenta que para salvarla necesita conseguir otra de esas pastillas para saber exactamente de qué se compone.  Los amigos de Luciana y Eloy, su novio, junto a unos policías, se encargan de buscar a los vendedores de aquellas pastillas, Poli y El Mosca. Éstos se huelen lo que sucede y huyen. En la huida Poli se cae y se muere, cayendo las pastillas a la vez por un alcantarillado, pero logran encontrar una. Los esfuerzos de la policía, amigos y familia lograrán un final feliz. Durante todo el proceso, un periodista relata los hechos.

Es una historia que está muy a la orden del día. Su lectura es amena e intrigante. Tiene un carácter de moraleja, que nos puede hacer reflexionar y sacar conclusiones para no caer en los mismos errores que la protagonista o sus amigos.

Patricia Díaz Clemente (2º Bach D) (2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario