martes, 26 de noviembre de 2013

El club Dumas



Lucas Corso es un hombre que se dedica a cazar libros de ediciones antiguas u originales para venderlos por dinero: por así decirlo, un “mercenario de libros”. Corso recibe el encargo de comprobar si un manuscrito que ha comprado su amigo Flavio La Ponte es verdadero. El manuscrito pertenece a Los tres mosqueteros, y es del capítulo “El vino de Anjou”. Pero el antiguo dueño de este manuscrito se ha suicidado recientemente y Corso recibe una llamada de Liana Taillefer, la esposa del antiguo dueño, diciendo que quiere recuperarlo y este se niega. A su vez otro “mercenario de libros” llamado Varo Borja le encomienda una misión: verificar un libro llamado Las nueve puertas. Este libro tiene una larga y misteriosa historia: fue prohibido por la Iglesia debido a que según esta misma describía cómo invocar al Diablo, y fueron quemados todos los ejemplares salvo tres que se salvaron. Uno, el que tiene Corso; otro, de un coleccionista en Portugal llamado Víctor Fargas; y el último de la baronesa Ungern en París. Corso decide visitar a los hermanos Ceniza, unos expertos en la comprobación de libros. Los hermanos Ceniza le aseguran que el libro que él lleva consigo es verdadero. Mientras viaja conoce a una chica que será su protectora en todos sus viajes llamada Irene Adler, que siempre que intentan matarlo, por tener el manuscrito, lo protege.
Tras visitar a todos los coleccionistas, que posteriormente son asesinados,  y ver las láminas del libro (que en algunas son diferentes) llega a la conclusión de que o los tres libros son verdaderos, o los tres son falsos. Liana Taillefer le roba el manuscrito de “El Vino de Anjou” y los manuscritos de Las Nueve Puertas, y la persiguen a un castillo y allí se encuentran con El Club Dumas, un club de gente que adora a “Los Tres Mosqueteros” y su historia y que han sido seleccionados para estar allí y cada uno de ellos pertenece a un capítulo de dicha novela, por eso Liana Taillefer quería robar el manuscrito, por lo que le cuentan a Corso que los asesinatos no tienen nada que ver con Las Nueve Puertas. Corso descubre que los asesinatos y los sucesos extraños tienen que ver con Varo Borja, al cual se encuentra en dicho castillo, invocando al Diablo, después de haber resuelto el puzle de las nueve láminas del libro. Pero la invocación sale mal y Varo Borja muere porque la última lámina era falsa. Se descubre que la última lámina la poseían los hermanos Ceniza, que hicieron una copia exacta, por amor al arte.
Este libro empecé a leérmelo porque vi una película llamada Las Nueve Puertas del Reino de las Sombras y me gustó bastante, y vi que la película estaba basada en un libro de Pérez-Reverte y comencé a leérmelo. Me encantan el suspense y el misterio que tiene el libro, que se mantiene hasta la última página. Me ha gustado mucho que el autor en todo momento relaciona a los personajes de la novela con personajes de Los tres mosqueteros, como a Liana que la llama Milady de Winter (en Los tres mosqueteros es una esbirro del Cardenal Richelieu y esposa de Athos) o a un asesino de Varo Borja al que llaman Rochefort (asesino/esbirro del cardenal Richelieu). También me ha gustado mucho que Pérez-Reverte haga referencia a tantos libros conocidos en la historia de la literatura universal como Scaramouche, Don Quijote o Sherlock Holmes (como vemos una de las protagonistas dice llamarse Irene Adler, la mujer que derrotó a Sherlock Holmes). Y finalmente, me ha gustado mucho porque el argumento de este libro es poco común y sorprendente.

Muy buen libro.

Cristina Molina Ruiz (2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario