jueves, 10 de noviembre de 2016

Harry Potter y la Orden del Fénix



De nuevo, ha llegado julio, y Harry sigue en casa de sus tíos en el número 4 de Privet Drive, donde está viviendo desde que tiene 1 año y fue rescatado de su casa tras el que parecía ser el último ataque de El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado. Hubiera sido el último si dos meses atrás no hubiera presenciado él mismo el regreso de este.
No tuvo noticias del mundo mágico durante todo el verano, ni siquiera correspondencia de sus amigos del colegio, por lo que se vio obligado a rebuscar en la basura para intentar hallar algún que otro periódico e incluso espiar a sus tíos ver las noticias. Realmente temía por el futuro de su mundo favorito, pero más temió por su vida cuando aparecieron dos dementores de la nada que atacaron a él y a su primo. Un patronus realizado por Harry los pudo ahuyentar, pero su primo fue besado por uno de ellos, aunque no llegó a matarlo. A causa de esto, tuvo una vista en el ministerio de magia por el uso indebido de magia por menores de 18 años, se ganó la terrible discordia del ministro de magia, Cornelius Fudge, y de su más repulsiva secuaz, Dolores Umbridge, quien se instala en Hogwarts para hacer la vida imposible lo máximo que le permitiesen sus fuerzas. Para colmo, tampoco hay señales de vida de Hagrid en el gran banquete de inicio de curso… Todo demasiado extraño.

Todo esto apunta a que este año será terrible en Hogwarts, pero… Harry tiene sueños, sueños que harán que no sea del todo tediosa esta estancia en el colegio y que lo obligarán a arriesgarse más que nunca por quien más quiere en este mundo. ¿Qué deparará la quinta entrega de la saga más famosa de J.K.Rowling?
Francisco José Casanova (1º Bachillerato E)

No hay comentarios:

Publicar un comentario