miércoles, 27 de agosto de 2014

Las luces de septiembre



Tras la muerte de su padre, Irene y su familia quedan arruinados por las deudas, hasta que un día un antiguo fabricante de juguetes le ofrece trabajo y hogar a su madre y a su familia en un pueblo llamado Bahía Azul, donde hay una antigua leyenda que trata sobre una mujer que se ahogó en el islote del faro. Lazarus Jann, el antiguo juguetero, es un hombre viudo con muchas rarezas y que vive en un lugar llamado Cravenmoore, su casa, donde la madre de Irene trabajará de ama de llaves atendiendo a Lazarus, limpiando la casa; pero todo esto sin incumplir las peculiares restricciones que Lazarus le impone acerca de la casa, mientras Irene y su familia vivirán en la casa del cabo. Allí Irene conoce a Hannah, que es la cocinera de Lazarus, y esta le presenta a su primo Ismael, del que se enamora. Todo va muy bien en el pueblo y con su nueva vida hasta que se encuentran el cuerpo de Hannah, muerta en el bosque. Irene e Ismael inician una peligrosa y misteriosa  aventura para investigar sobre la muerte de Hannah, que les lleva a la casa de Lazarus Jann, donde encontrarán la respuesta y destaparán el terrible secreto que se esconde en Cravenmoore, el cual explicará la muerte de Hannah, todos los acontecimientos extraños que han sucedido en el pueblo desde que Lazarus Jann se trasladó a vivir a Bahía Azul y todas las rarezas de Lazarus…


Me ha gustado mucho este libro, está muy bien desarrollado, tanto los personajes como la trama que lleva. No te esperas que todo lo que sucede en Cravenmoore sea por eso, ni tampoco la vida de Lazarus Jann. El suspense es llevado hasta el final del libro. Es genial, como cualquier libro de este autor, aunque siempre acabe muriendo algún personaje en sus libros (llevándote en más de uno una decepción por la muerte de estos). Yo lo recomiendo, transmite casi tanto suspense como en cualquier novela de Stephen King.

Cristina Molina Ruiz (2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario