jueves, 5 de junio de 2014

A orillas del río Piedra me senté y lloré



Ya desde el principio con la nota con la que introduce el libro, Paulo Coelho nos aclara sobre qué quiere hacernos reflexionar en esta ocasión: los milagros.
Lo enfoca desde un punto de vista religioso, aunque la verdadera esencia del libro no se encuentra en lo sagrado. La auténtica tesis es la historia de una chica, Pilar, de la que vemos durante todo el libro cómo va evolucionando: comienza teniendo una vida de lo más corriente en Zaragoza intentando conseguir un trabajo, con unos estudios y con la esperanza de encontrar algún día a alguien con el que poder vivir una historia de amor convencional. Sin embargo, sus planes comienzan a desmoronarse cuando recibe una carta de su mejor amigo de la infancia.
Él es una persona que ha viajado mucho a lo largo de su vida, al contrario que ella, y que le informa de que va a dar una conferencia en Madrid a la que Pilar decide acudir.
Desde el momento de verlo en la conferencia, Pilar empieza una lucha interna consigo misma. Una parte de ella quiere permanecer con él y otra parte, “La Otra”, le aconseja constantemente que vuelva a Zaragoza a seguir con su vida.
Junto a esta lucha aparece el problema de que su amigo posee un don de curación y ha encontrado en la religión su vida, hasta el momento que ve a Pilar y sus sentimientos, los de ambos, comienzan a mezclarse y a escapar del lugar en el que habían estado escondidos desde su infancia.
Personalmente, me ha parecido un libro de lo más interesante y que, especialmente en la primera mitad, te pone en la situación de la protagonista haciéndote reflexionar. Es un libro bastante corto y con capítulos breves que te hace la lectura sencilla y para nada pesada o monótona.
Quizás demasiado religioso en ciertos fragmentos, pero en general un libro para superarte muy propio de Paulo Coelho.

Miriam Tortajada Gomariz (2º Bach F) (2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario