lunes, 12 de agosto de 2013

Antares



María del Carmen, aunque desde pequeña la llaman Keka (y así prefiere que se la llame), una chica de 14 años que cumplirá los 15 pasados tres meses, es hija y nieta de pescadores, que vive una terrorífica historia en el remolcador Antares en la que se juega la vida. Todo empieza cuando una mañana falta al instituto porque quiere ir al puerto a saludar a su padre, Luis, y ya de paso ver a Abú, un chico camerunés que le gusta. Decide subir a bordo, aunque cuando llega está desierto. Pero cuando se tumba en un camarote a esperarlos se queda dormida.
Cuando su padre la despierta es demasiado tarde para volver a casa: el remolcador ya ha puesto rumbo hacia el rescate de unos náufragos.
En el Antares también está Raúl, que es el cocinero del barco y que la quiere con locura (así lo demuestra), aunque ella tan sólo lo ve como un hermano.
Al principio de la travesía todo parece tranquilo, pero el barco se enfrenta a una peligrosa tormenta en la que viven una experiencia inolvidable, ya que en cualquier momento podían perder la vida. El capitán, que es su padre, casi se rinde; es decir, había pensado en volver a puerto y mantener así a su hija a salvo, pero es ella quien lo convence de que cumpla su misión. Y, aunque no muy convencido, acepta.
Cuando se cruzan con un barco de piratas (el Sunshine), las cosas se complican bastante para el Antares...

En mi opinión, la historia está bastante bien, porque es muy intrigante.

María Palazón del Cerro (1º ESO A. 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario