domingo, 19 de mayo de 2013

El fruto del baobab




Esta novela tiene como tema principal el choque entre dos culturas muy diferentes, la africana y la occidental.
Lola, es la pediatra de una familia de inmigrantes gambiana afincada en Mataró. A Mataró llegaron hace siete años el matrimonio y sus dos hijas mayores Binta y Lamin, y aquí nacieron sus otros dos hijos pequeños Fatou y Ousman. Aminata, la madre, es una mujer analfabeta, ama de casa, sometida a su marido y sus tradiciones, pero es muy inteligente y observadora. Después de vivir siete años en España y haber criado a sus hijos al modo occidental comienza a replantearse las tradiciones y principios en los que ella ha sido educada; tan denigrantes y desfavorecedoras para las mujeres (pues no es cierto que una mujer “no purificada” no pueda encontrar marido ni tener hijos, y que puede tocar la comida sin que se pudra). Su hija Binta, de catorce años, una adolescente lista y brillante en sus estudios, también rechaza la cultura de la que procede pues no quiere que le impongan un marido como hicieron con su madre. Ella quiere ir a la universidad, enamorarse, elegir libremente a su pareja, aunque sabe que nunca será una mujer completa pues con apenas seis años fue sometida a una ablación (mutilación genital) llevada a cabo por su familia cuando aún vivía en África. La ablación es un delito penado en España. Binta se siente frustrada, pero esa frustración y rabia le dan las fuerzas necesarias para luchar por su libertad, su dignidad y rebelarse contra esas tradiciones retrógradas de su familia. Es entonces cuando le pide ayuda a Lola y a sus profesores Vicente y Montse para evitar que su hermana Fatou de seis años sea la siguiente en la lista de niñas mutiladas poniendo en peligro hasta la vida en esa operación denigrante. Su abuela paterna reclama a Fatou en África para “purificarla” y su padre está gustoso de viajar con ella para completar el ritual y aprovechar para “comprar” una segunda esposa. Su padre se encontrará con las barreras del rechazo de la sociedad y la amenaza de la justicia española e incluso con el de su propia mujer e hija, que han pasado por ese horror. Así se encuentra en un dilema: por un lado, la cárcel si sigue con la idea de viajar a África con su hija; y por el otro, el incumplimiento de las tradiciones de su familia.
Lola, a pesar de todos sus problemas personales, mueve todos los hilos a su alcance para poder ayudar a estas mujeres tan valientes y orgullosas con su pasado, pero con la mente ya puesta en el s. XXI.
El final es abierto, por lo que da la sensación de que la obra no está acabada. Muchas cosas “quedan en el aire”. Sin embargo, es una lectura amena y sencilla.

Rosana Esquinas (2º Bach C. 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario