sábado, 11 de mayo de 2013

El brujo de los vientos




La vida de Cassandra, una chica de catorce años, con apariencias normales y muy delgada (según ella), cambia cuando sus padres mueren y su madrastra la manda a un internado. Su vida ahí no es que sea del todo agradable. Un día recibe una herencia que le deja su tía abuela. Según la gente que la rodeaba no era muy agradable con los demás y Cassandra era su único familiar. Esta herencia se componía de una lámpara roja y un cuadro de una casa de jengibre. No era gran cosa según ella, pero no sabía las cosas que no podía haber hecho si no hubiera tenido la herencia de su tía. Un día va al aula de plástica, y se la encuentra toda patas arriba. Gracias a eso la directora del internado la manda a una habitación aislada, donde conoce a un pequeño animalillo y a un chico misterioso con la cara llena de cicatrices, los ojos muy claros y el pelo azul. Este chico misterioso con pintas estrafalarias la salva de unas mujeres con poderes mágicos que entran en su habitación. Este coge la herencia de la tía de Cassandra y abre una especie de puerta que conduce a un lugar mágico con una casa de jengibre como la del cuadro, al lado del paisaje. El chico la hizo entrar mientras que este se quedó en la habitación. Cassandra no sabía lo que estaba ocurriendo, ni qué era ese lugar, pero gracias a ello conoce a unas personas, bueno, personas no sería la palabra adecuada: eran un escarabajo, un bastón un poco descontrolado y un esqueleto. En ese lugar Cassandra vive muchas experiencias y aventuras, y se entera de la verdadera identidad de su tía, del animalillo y el chico misterioso de las cicatrices en la cara y ayuda a salvar la ciudad de MuchasAguas, donde viven hechiceras, magos, campesinos… Es una historia de fantasía muy divertida que te engancha desde el primer momento en el que la lees.

Mª Jesús Vicente Pujante (1º ESO A. 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario