domingo, 7 de octubre de 2012

Entre los muros de Crickley Hall




Gabe y Eve son un matrimonio marcado por la tragedia desde el día en que su pequeño Cam, de cinco años de edad, desapareció sin dejar rastro en el parque cuando Eve, consumida por el cansancio, se quedó dormida en un banco. Para cambiar de aires e intentar olvidar los dolorosos recuerdos, Gabe y Eve junto a sus dos hijas, Loren , de doce años, y Cally de cinco, dejan su antigua residencia en Londres para mudarse a un enorme y viejo caserón llamado Crickley Hall. Desde el primer momento en que ponen un pie en esa casa, la familia nota algo extraño, una sensación de terror que van experimentando los días posteriores cuando misteriosos ruidos aparecen en el silencio de la noche, pisadas, charcos de agua y voces de niños. Gabe, el padre, no le da importancia y lo atribuye todo al viento de la noche. Pero Eve va más allá, ya que piensa que los extraños sucesos pueden que tengan algo que ver  con la desaparición de su hijo. Pero sus teorías se desmoronan cuando la policía encuentra el cadáver del pequeño Cam, casi descompuesto, en un río. Y aquí no acaba todo. La familia descubre una espeluznante historia acerca del pasado de Crickley Hall: el caserón fue utilizado durante la Segunda Guerra Mundial como orfanato donde once niños sufrían maltratos físicos y psicológicos y eran torturados sin motivos  por parte de sus tutores, y donde cuenta la historia que los niños murieron ahogados en el sótano una noche a causa de las inundaciones. Pero los ruidos nocturnos que escucha la familia no son casualidad, porque los espíritus de los niños muertos tienen algo pendiente y en Crickley Hall nada es lo que parece.

Creo que este libro es realmente fantástico. Mantiene el suspense hasta la última página del libro y la historia es verdaderamente muy original. La verdadera historia de los niños del orfanato me ha parecido espeluznante y la manera en que el autor describe y narra las diferentes torturas a las que eran sometidos y el momento de su muerte te ponen los pelos de punta. Recomiendo este libro a las personas a las que les gusten los buenos relatos de terror y las historias que nunca se olvidan. A mí este libro me ha encantado.

Laura García Cobarro (4º ESO A. 2012)

1 comentario:

  1. Estupenda glosa, Laura, despierta interés por el libro

    ResponderEliminar