miércoles, 8 de agosto de 2012

Nunca digas nunca




Jacqueline es una adolescente americana a la que le cambia la vida tras el trágico accidente en el que sus padres pierden la vida. Por este motivo, debe trasladarse a España con su tía Trudi. Su nueva familia es prácticamente desconocida para ella, se siente como una extraña, y su medio primo Samuel (hijo del segundo marido de su tía), poco más mayor que ella, no se lo pone nada fácil. Samuel la acepta a su manera, le presenta a su grupo de amigos que pasarán a ser los suyos, especialmente una chica llamada Sandra que se convertirá en su mejor amiga.
El pueblo de montaña madrileño en el que veranea su familia sufrió hace dos veranos un trágico suceso que marcó a todos: una chica llamada Agnés desapareció sin dejar rastro y aún no se ha encontrado su cuerpo. Esta chica casualmente era la novia de Samuel. Por este motivo, es un chico muy reservado, distante y triste que busca refugio en sus estudios de medicina y más ahora que la policía ha encontrado un cuerpo en el río sin identificar que removerá todo el asunto de la desaparición. Mientras se acostumbra a su vida en España, la cual transcurre entre fiestas, compras, salir con sus amigos por el pueblo y disfrutar del verano, casi desde el principio Jacq se da cuenta de que el grupo esconde un secreto, que más tarde descubrirá que es la desaparición e investigará. Poco a poco, Jacqueline conocerá al verdadero Samuel con el que vivirá una historia de amor, aunque no sin obstáculos…
Amy Lab nos sumerge en esta novela con un lenguaje sencillo y refrescante mezclando todos los ingredientes de una lectura veraniega, misterio, amor y amistad. Además, tiene unos escenarios preciosos y unos personajes muy interesantes.

Rosana Esquinas López (1º Bach F. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario