sábado, 4 de agosto de 2012

Los caracoles no saben que son caracoles




En esta novela tenemos como protagonista a Clara, una mujer treintañera, divorciada y con dos hijos pequeños, que trabaja en una productora de televisión. Clara estaba muy unida a su hermana mayor, María, la cual parecía ser un ejemplo a seguir para ella, la hermana ejemplar, la más guapa de las dos, la más lista. Todo cambia cuando María fallece a causa de un infarto la noche de fin de año.
A partir de ahí, Clara empieza a ver la vida desde otra perspectiva. A los problemas ya existentes de tipo laboral, sentimental, sexual se le añade la gran pérdida de su hermana, que ella se ve incapaz de superar. Además, tras la muerte de su hermana descubre que su padre, separado de su madre desde que eran bastante pequeñas, tiene una doble vida, otra mujer con la que tiene un hijo al que Clara quiere conocer.
Es una mujer insegura, no se gusta debido a su sobrepeso, y a través de la ayuda de su psicoanalista experimenta nuevas formas de sentirse bien consigo misma, conoce a varios hombres con los que tendrá diferentes tipos de historias aunque la más importante será con Miguel, con el que comenzará una relación que se verá interrumpida por unos encuentros sexuales con su ex, Luisma, padre de sus hijos.
Es una lectura rápida y fácil. La historia de Clara podría ser la de cualquier mujer de nuestro tiempo. Tal vez, este realismo y simplicidad hacen que nos sea más cercana y podamos identificarnos con los personajes en algún momento de la novela.

Rosana Esquinas López (1º Bach F. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario