domingo, 13 de mayo de 2012

Siempre con mis amigos




Tatiana es una chica normal de quince años. Tiene una familia que la quiere y un hermano que la fastidia continuamente (Rodolfo). Pero también tiene amigas, por supuesto.  En especial Adriana, que es ese tipo de amiga que todos tenemos y a quien se lo contamos todo.
Desde que la conoció un día en la playa se hicieron inseparables y no podían vivir la una sin la otra, sobre todo después de que Adriana se cambiara al instituto de Tatiana. Todo parece ir estupendamente hasta que Adriana le cuenta a Tatiana la historia de la que anteriormente fue su mejor amiga Rafaela y cómo dejaron de serlo después de que entre las dos montaran una fiesta  a la que fue todo el mundo menos Adriana, porque no la invitaron. Tatiana también tuvo una mejor amiga antes de Adriana. Se llamaba Cris y su caso: ellas dejaron de serlo debido  a que Cris, además de no callarse nada y decir abiertamente lo que piensa sin temor a ofender a nadie , era bastante aficionada a dejar a su amiga en ridículo, sobre todo después de que ambas se apuntasen a una academia de danza y cada vez que Tatiana se equivocaba o se caía ésta se reía y llamaba a todas los otras para que vieran lo mal que lo hacía. Tatiana está apuntada a voleibol en el colegio y un partido es contra el instituto en el que está la antigua mejor amiga de Adriana. El partido es el más importante de la temporada y el instituto de Tatiana no lo ha ganado en años, pero este es distinto. Rafaela no juega por lo que se queda en las gradas, donde también está Adriana. Rafaela se acerca a hablar con ella y trata de arreglar lo que pasó contándole a su amiga que lo de la fiesta fue un error y que ella realmente estaba invitada. Finalmente lo arreglan y se van juntas dejando a Tatiana sola. Durante el partido masculino Tatiana conoce a Diego que, sorprendentemente, es amigo de su hermano y no es un imbécil. Entablan una buena conversación y durante los días siguientes se llaman en varias ocasiones. Mientras tanto su amistad con Adriana se van enfriando más, porque a Rafaela no le gusta que queden las tres. Así que Tatiana pierde otra amiga, pero gana a un chico muy simpático y con el que da gusto hablar.

El libro habla de un tema con el que es fácil sentirse identificado,
Pero la forma de escribir de la lectora y el final no me han gustado demasiado, aunque yo recomendaría el libro.

Marta Vicente Moreno (2º ESO A. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario