martes, 1 de mayo de 2012

El ángel del caos




Tras descubrir que el futuro del mundo está en sus manos y que la decisión de que el bien se imponga sobre el mal recae en ella misma, Lia tendrá que tomar una importante decisión. En la segunda parte de La profecía de las hermanas, Lia vive con su mejor amiga Sonia en Londres y allí aprende a montar a caballo, a desarrollar sus poderes como hechicera… pero no puede evitar sentir atracción hacia la profecía, hacia su destino, y especialmente hacia el medallón dorado con el terciopelo negro que su amiga Sonia lleva colgado en la muñeca, y que anteriormente, Lia ya comprobó que le puede hacer mucho daño. A menudo no puede evitar viajar al plano astral y regresar a su antiguo hogar donde se encuentra con su hermana gemela, Alice. Lia comprueba cómo con el paso de los días su hermana se hace cada vez más poderosa e incluso utiliza la magia prohibida para poner a las almas de su parte y conseguir sus objetivos. Pero eso no es todo, le está arrebatando a lo que ella más quiere, a James.
Con la noticia de que su tía Abigail está gravemente enferma, Lia debe viajar en compañía de Sonia y Luisa, ambas llaves, y Edmund hacia Atlus, con el fin de descubrir el lugar exacto donde se hallan las páginas perdidas, y por lo tanto el final oculto de la profecía. Por el camino, se encuentran con Dimitri, miembro de la sociedad de los Grigori, que los ayuda y guía hacia Atlus, y de quien Lia se enamora. Pero todo no es tan sencillo. Las almas se apoderan del cuerpo de Sonia, quien traiciona una noche a Lia acercando el medallón a su muñeca. Lia deberá llegar a tiempo de encontrar las páginas perdidas, antes de que las almas y su hermana gemela, Alice, lo consigan y estén más cerca de permitir el paso de Samael, el demonio, al mundo de los vivos, y por tanto imponer el mal. Pero para Lia las cosas se complican aún más, ya que por un error de la naturaleza, el orden del nacimiento, ella debería estar en el lugar de su hermana gemela. Por lo tanto, no es nada fácil salvar el mundo, cuando está escrito en tu destino que debes destruirlo.
Es un libro realmente bueno. La primera parte ya me dejó impresionada y tenía muchas ganas de poder disfrutar de la segunda parte de la fantástica trilogía de Michelle Zink. Es una historia impresionante, una lucha a muerte entre dos hermanas gemelas con intenciones y actitudes totalmente diferentes, porque cuando se trata del destino, Lia y Alice no pueden dejarse llevar por sus sentimientos. Estoy deseando leerme la tercera parte, y por tanto el final de la profecía. Se llama El ritual de Avebury y espero poder disfrutarlo igual que los dos anteriores y descubrir, así, el final de esta fantástica historia.

Laura García Cobarro (3º ESO A. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario