miércoles, 7 de marzo de 2012

La feria de la noche eterna



Emilio es un adolescente que se ve obligado a viajar en tren hasta una pequeña ciudad costera a la casa de su tío Hugo, con quien no tiene mucha relación, mientras su madre está cuidando de una anciana a la que le quedan pocos días de vida. Los primeros días, Emilio recibe constantes llamadas de su madre Guadalupe y tío Hugo le da todo cuanto necesita. Se puede decir que la vida en casa de tío Hugo es normal aunque éste pasa mucho tiempo fuera de casa y Emilio empieza a sospechar que ocurre algo cuando lo ve registrando sus cosas y en especial un libro de Alexander Barnes que le regaló su padre. Las cosas se complican aún más cuando una extraña feria ambulante llega a la ciudad y capta la atención de Emilio. Los primeros días todo está vacío, pero la feria va captando poco a poco más clientela gracias a sus misteriosas casetas llenas de magia. No es una feria cualquiera: todas las atracciones ocultan algo más allá de sus simples letreros, que permiten a Emilio viajar a otras dimensiones, a otro mundo, y comunicarse con su padre. En la feria es donde conoce precisamente a Georgia, una extraña y misteriosa joven muy pálida que enseña a Emilio los lugares más ocultos de la feria y gracias a la cual el joven aprende que lo que está escrito en los libros se puede hacer realidad.
Este libro me ha gustado mucho. La idea de la feria y sus atracciones para desarrollar esta historia es muy original. Además va contando dos historias paralelas: por una parte el conjunto de hechos que le van sucediendo a Emilio, y por otra parte va narrando la enigmática historia de Alexander Barnes que se está leyendo el joven. En un libro lleno de imaginación y magia en la que nada es lo que parece.


Laura García Cobarro (3º ESO A. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario