viernes, 3 de febrero de 2012

Theodore Boone, joven abogado



Este ameno libro de tan gran autor trata sobre un chico de 13 años que quiere ser abogado. Sus padres lo son; sus tíos también; y pasa los días en los tribunales viendo juicios. Todo el mundo lo conoce y saben que es un buen estudiante, a la par que buena persona, que conoce las leyes, que tiene amigos jueces y abogados y que sueña con pertenecer a ese elenco algún día.

Se celebra esa semana el juicio más importante de los últimos tiempos: un hombre ha asesinado supuestamente a su mujer... El juicio durará una semana y Theo lo sigue muy de cerca, hasta que un día, cuando el supuesto asesino está a punto de ser declarado inocente, sin comerlo ni beberlo, aparece un testigo con una prueba incriminatoria. El testigo, a cambio de la información, le pide a Theo que no diga nada, y es ahí donde se presenta el dilema: cumplir su palabra y no decir nada de la existencia de un testigo clave viendo así cómo un asesino se va de rositas... o volcarse en el asunto e intentar encontrar una solución alternativa.

John Grisham, autor de renombre, es un novelista innovador, que se lanza a escribir literatura juvenil pero sin renunciar a esa esencia judicial de la que tanto le gusta escribir. Es un gran autor y escribe un gran libro, ameno, fácil y recomendable, que engancha desde el comienzo hasta el final. Grisham ha escrito más de veinte novelas y todas son de este tipo. Es un verdadero placer devorar las páginas que este genio escribe con total precisión. Insisto en recomendároslo encarecidamente.


Juan José Illán (2º Bach F. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario