domingo, 29 de enero de 2012

¿Oyes el río, Elin?



Elin y su hermano Mario lo tienen todo: viven en una bonita casa con un enorme jardín con columpios, tienen dos padres que los quieren por encima de todo, muchos amigos y una impresora nueva cada Navidad. Pero ambos niños nunca podrían imaginarse que su situación cambiaría radicalmente cuando su padre se quedase en paro. Elin y Mario tienen la esperanza de que la bruja (así llaman a la mujer que atiende a su padre en la oficina de empleo) le dé a su padre pronto un nuevo trabajo y todo vuelva a ser como antes, pero no es así. La Navidad se acerca, los días pasan y su padre no encuentra empleo. Los niños empiezan a perder a casi todos sus amigos al enterarse éstos de la situación de su padre, y se ven obligados a vender algunas de sus cosas, pasear perros y a alquilar la habitación de Elin para ganar algo de dinero con el que pasar el mes. Pero la imaginación y la inocencia de los niños no tienen límites. Elin y Mario harán lo imposible para que su padre, cada vez más desanimado, vuelva a tener un empleo, aunque ese empleo tan esperado ni siquiera exista todavía.
Es un libro muy bonito que refleja muy bien la ilusión y las ganas que tienen ambos niños de ayudar a su padre, y la capacidad de sacrificio de ambos. Además se habla del desempleo y de lo que sienten las personas que pasan por esa desgraciada situación. Me ha gustado mucho el libro, además de que es muy corto y muy ameno.


Laura García Cobarro (3º ESO A. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario