lunes, 16 de enero de 2012

La tienda de los mapas olvidados



Los tres amigos de Kilmore Cove (Jason, Julia y Rick), tras haber traspasado la puerta del tiempo de Villa Argo y embarcarse en la Metis (barco que utilizan los protagonistas para viajar al pasado), consiguen llegar a la entrada temporal del antiguo Egipto de Tutankhamon. Se chocaron con un muro, vieron que detrás de él había alguien y de los golpes que dieron cayó, e hizo que Julia y los dos chicos saliesen corriendo para no caer malheridos.

De pronto, Julia se encontró en la entrada a la puerta del tiempo en Villa Argo y los dos chicos sólo retrocedieron unos metros. Al otro lado del muro derribado estaba Maruk, una chica del antiguo Egipto, hija del gran maestro escriba. Maruk se presenta a los chicos y les ayuda a encontrar el mapa que buscaban, que contenía la información de las puertas y llaves del tiempo de Kilmore Cove.

Buscaron en la Casa de la Vida (lugar parecido a una biblioteca para guardar escritos), donde se amontonan papiros, pergaminos y tabletas de arcilla de todo tipo; y encontraron un escrito de Ulysses Moore en lenguaje jeroglífico, resolviéndolo con el libro de Las lenguas olvidadas. El escrito era una pista para llegar al mapa.

Mientras, en Kilmore Cove, Julia y el jardinero Nestor defendían Villa Argo de Manfred, el chófer de la mala de Oblivia, que está en Egipto buscando el mismo mapa que los chicos. Éstos encontraron el mapa, que estaba en una sala oculta y sólo se veía al anochecer. Oblivia, cuando los chicos ya tenían el mapa, se lo arrebató por la fuerza.

En Villa Argo, Manfred se cayó por el acantilado, sobrevivió y consiguió lo que quería: una de las llaves del tiempo.

Los chicos volvieron a Villa Argo, tras despedirse de Maruk. Ésta les dio un amuleto y Oblivia volvió a la casa de Miss Biggles, donde estaba una de las puertas del tiempo.

La tienda de los mapas olvidados es un libro de acción, de misterios y de aventuras, que te tiene enganchado hasta el final.


José Mª Martínez Villa (2º ESO B. 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario