sábado, 21 de enero de 2012

Blanca como la nieve, roja como la sangre



Leo, el protagonista, nos sumerge en el mundo de un adolescente que busca respuestas acerca de la vida, el amor y la muerte. La búsqueda de estas respuestas viene dada por la aparición de un nuevo profesor de historia, un verdadero soñador, que pone a prueba a sus alumnos haciéndoles plantearse preguntas sobre la vida y los sueños. Para Leo estas preguntas son difíciles de responder, pues la búsqueda de las respuestas le acerca cada vez más y más al mundo de los adultos. Leo clasifica las emociones a partir de los colores, así el blanco significa ausencia, soledad y pérdida. El azul, amistad. El rojo es amor, pasión, sangre y el color del cabello de Beatrice; esta es su único sueño, aunque ella todavía no lo sabe. La chica de la cual está enamorado Leo está enferma de leucemia y es entonces cuando comienza a plantearse su vida de otra manera; para salir adelante encuentra el apoyo en su mejor amiga Silvia, que es leal y serena.
En definitiva Leo es un adolescente que está saliendo de la edad de la inocencia, de la protección de su familia, de su casa, del círculo cerrado de sus amigos ya que todos eran chicos a excepción de su amiga Silvia... El protagonista se da de bruces con la realidad de la vida cuando se enamora de Beatrice y no lo dice por miedo a sentirse rechazado, también se siente incomprendido por sus padres y no asimila la grave enfermedad que padece Beatrice, que al final acaba con su vida; esto hace que se encierre en sí mismo y se plantee muchas cosas. Beatrice da título a esta novela ya que para el protagonista es blanca como la nieve y roja como la sangre.
Leo termina aceptando que la vida es lo único a lo que no se engaña, siempre que tú tengas el valor de aceptarla.


Rosana Esquinas López (1º Bach F. 2012)

3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu reseña Rosana, me apunto este libro.
    Gracias, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reseña muy parecida a ésta (¿plagio?) apareció en Juvenil Romántica

      Eliminar
  2. Si es el mismo libro es normal que digan cosas parecidas,no te parece?

    ResponderEliminar