sábado, 31 de diciembre de 2011

Thérèse Raquin




Zola cuenta la historia de Teresa, una mujer desgraciada, que vive en un universo estático desde el que ella ve cómo se marcha su vida.
De pequeña la casaron con su primo, un muchacho enfermizo y aburrido que no es capaz de satisfacerla. Harta de vivir atrapada en su miserable vida, ve la escapatoria el día que Laurent, amigo de la infancia de su marido, es invitado a casa. Desde este primer encuentro, se ven atraídos el uno por el otro, por lo que deciden volverse amantes. Durante meses las cosas marchan muy bien, pero el día en el que el jefe de Laurent le prohíbe salir antes, las cosas empiezan a torcerse: ya que no podrán volver a encontrarse a solas.
Para solucionar este problema, deciden llevar a cabo un crimen pasional, por lo que matan al marido de Teresa y se casan. Pero esto no les satisface y pronto empiezan a sentir remordimientos. Cada vez las cosas van peor, los amantes solo sueñan con la muerte del otro para poner fin al sufrimiento. Esta situación dura hasta el día en el que ambos se sorprenden intentando matar al otro, por lo que deciden acabar con sus vidas al mismo tiempo bebiendo veneno. Este libro forma parte de la serie que ocupó a Émile Zola más de veinte años de su vida: Les rougon-Macquart. Como tal, es un libro típico de la literatura de Zola, cuya lectura es obligatoria en el sistema educativo francés. Utiliza un vocabulario más bien difícil y específico de cada situación. Es un libro diferente e interesante de leer para tener una impresión sobre la literatura de su autor. Y cuya historia termina cautivándote.



Celia Martínez García (1º Bach A. 2011)

1 comentario:

  1. Este autor es magnífico, y esta novela me cautivó también.

    Un saludo!

    ResponderEliminar