domingo, 18 de diciembre de 2011

La dama del alba



En un lugar de Asturias habita una familia en la que la madre vive confinada desde hace cuatro años por la tristeza que mantiene debido a la muerte de su hija Angélica. Con ella siempre había mucha felicidad, pero ahora que no está la casa parece ser siempre lúgubre. El cuerpo de esta no fue encontrado, cosa que la madre deplora.
Todos están afectados menos Martín, que parece sentir rabia en vez de melancolía y dolor. Éste se había casado con Angélica tres días antes de su muerte, y es el único que conoce la auténtica verdad sobre su muerte.
Un día, aparece una peregrina. La familia le da asilo y los niños juegan con ella.
El abuelo reconoce su cara, pero no recuerda bien de qué…
La peregrina le aviva la memoria recordándole las veces que había visitado aquel pueblo. El abuelo deduce que es la muerte, y la recuerda de una vez que ésta se acercó mucho a él porque creía que había llegado su hora, pero se había equivocado. Poco después aparece Martín con una chica desmayada en brazos, Adela. Martín la encontró en el río, se estaba ahogando, pero él la rescató.
La peregrina tenía vaticinada una muerte idéntica, pero no para esa fecha, sino para dentro de siete lunas.
Unos meses después, Adela convivía con la familia, había ido ocupando sin darse cuenta todos y cada uno de los lugares de Angélica, llenando la casa de alegría y bienestar. Toda la familia estaba feliz, ya que aquella noche eran las hogueras de San Juan y por primera vez en cuatro años volvían a acudir.
El abuelo, sin embargo, estaba preocupado debido a que esa misma noche la peregrina volvería al pueblo para cobrarse la vida de una muchacha, y este temía que fuese la de Adela, ya que no quería que volviese a pasar la misma desgracia de hace cuatro años y que la familia volviera a hundirse en la tristeza. La peregrina llega y el abuelo intenta decirle que no haga con Adela lo mismo que con su nieta, pero ésta no conoce a su nieta, por lo que deducen que Angélica no está muerta. Adela mientras tanto vive feliz, ya que tiene todo lo que podía desear excepto a Martín. Éste se ha dado cuenta de que está enamorado de Adela, y se lo confiesa, pero Adela le dice que no pueden manchar el recuerdo de Angélica estando juntos, y éste le cuenta la verdad acerca de la muerte de Angélica. Resulta que ella estaba confusa acerca de sus sentimientos y a la tercera noche de casados, se escapó con un hombre, pero al cruzar el río, su pañuelo cayó en él, de manera que cuando el pueblo fue en su busca y encontraron el pañuelo en el río dedujeron que había muerto. Martín no se atrevió a manchar aquel recuerdo que la gente había tomado de ella, así que no desmintió la muerte de Angélica. La peregrina que ha estado escuchando la conversación se da cuenta de cuál es su misión.
Horas después en el mismo lugar, la madre se acerca a Adela, le explica que se ha dado cuenta del amor que Martín siente por ella, y que si es recíproco, ella no tiene ningún inconveniente en que estén juntos.
Al rato, todos acuden a la fiesta, mientras que la peregrina se queda en casa.
De repente aparece Angélica arrepentida por haberse ido y queriendo recuperar todo lo perdido, pero la peregrina le dice que no es posible, ya que otra joven ha ocupado su puesto y le ofrece morir de forma que todos la recuerden de bella y que su madre la pueda sepultar. Al rato, aparece Angélica en el remanso coronada de rosas, como si acabara de morir.


Lorena Cutillas (3º ESO C. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario