martes, 1 de noviembre de 2011

Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven



Dani tiene cuarenta años, su pareja le acaba de dejar, y de repente, su vida deja de tener sentido. Se dedica a buscar niños desaparecidos: quizás fue todo lo que vivió en su pasado lo que le ha llevado a su situación actual.
Tiene una nueva misión: esta vez, un padre desesperado es el que le pide que viaje hasta Capri en busca de su hijo. Precisamente esa isla es la que le llevó a conocer a esos dos hombres extraordinarios que en su niñez le enseñaron a parar el mundo y a disfrutar de tantas cosas maravillosas que nos rodean. Ese reencuentro con su pasado llevará a Dani a reflexionar sobre su vida y sobre las cosas que realmente importan.
Este libro es un viaje maravilloso por el camino de la vida. Nos muestra que se puede parar el mundo para disfrutar de los grandes momentos que nos ofrecen nuestras vivencias.
Es una historia de amor, amistad, muerte y vida, que nos enseña a ser felices desde otro punto de vista. Una historia que te hace reír y llorar. Es un libro muy sencillo y agradable de leer que recomendaría a todas aquellas personas que alguna vez han intentado buscar la felicidad.


Alba María Cascales (1º Bach A. 2011)

3 comentarios:

  1. De este libro he escuchado muy buenas opiniones y también de su autor, Albert Espinosa, como he podido ver en entrevistas. Yo creía que iba a tratar de una típica historia de amor entre dos adolescentes, pero habla sobre todo de cómo aprender de tus errores y tratar de corregirlos. Me gustaría poder leerlo.

    ResponderEliminar
  2. De este libro he escuchado muy buenas opiniones y también de su autor, Albert Espinosa, como he podido ver en entrevistas. Yo creía que iba a tratar de una típica historia de amor entre dos adolescentes, pero habla sobre todo de cómo aprender de tus errores y tratar de corregirlos. Me gustaría poder leerlo.

    ResponderEliminar
  3. En mi caso, si lo he leído. Sólo puedo decir que se convirtió en uno de mis libros favoritos, te engancha desde el primer momento y cuando te vienes a dar cuenta, ya lo has terminado. Es genial.

    ResponderEliminar