jueves, 10 de noviembre de 2011

Huye



Jannie ha tomado la decisión de su vida. No ha sido nada fácil pero al fin se ha decidido, aunque aún tiene que hacerse a la idea de ello. Para despejarse, salir de la rutina, dejar los casos policiales a un lado y disfrutar con Cabel, deciden irse de vacaciones, pero una llamada la despierta del paraíso. Carrie está histérica porque la madre de Jannie está en el hospital. Borracha. Pero más de lo normal.
Jannie maldice su vida mil veces y vuelve al infierno para ayudar a su madre. Pero cuando llega al hospital se encuentra con que hay un hombre extraño al que es la primera vez que ve y del que tiene la mitad del ADN. Su padre. Está hospitalizado y misteriosamente el único número que tenía para llamar en caso de emergencias era el de su madre.
En la sala del hospital aprenderá más cosas sobre su pasado que en toda su vida entera, e incluso descubrirá nuevas opciones que la pueden hacer dudar sobre la decisión que tenía tan claro que iba a tomar. Quizás prefiere el aislamiento. Lo único que se lo impide es Cabel. Como siempre. El mismo chico que siempre le hace dudar sobre todo y a la vez cuando lo tiene cerca su mente parece tener las ideas claras. La única persona de la que se ha enamorado y la única también que puede hacerla cambiar de decisión.
En este último episodio de La cazadora de sueños, Jannie descubrirá más cosas de las que le hubiera gustado, sin las que podría haber seguido su vida más tranquila pero también sin las que esta historia se volvería tremendamente aburrida.
Aunque es el último libro de la saga también es el más divertido e interesante. Te vuelve a trasladar a muchísimos sueños y pesadillas de nuevos personajes, pero también antiguos como Cabel. Es genial, desde la primera palabra de Sueña hasta la última de Huye pasando por todas las frases de Teme. Recomendado a todos los lectores.


Miriam Tortajada Gomariz (4º ESO E. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario