martes, 22 de noviembre de 2011

El camino de Levante




Cuenta la historia de un niño huérfano que huyó con su niñera, y un noble llamado don Pedro les recogió. Al principio, él no sabía que Francisca transportaba al personaje principal de la historia, Sebastián Corcovado. Don Pedro aceptó que los dos se quedaran. Don Pedro se pasaba todo el día en la biblioteca y el chico, en lugar de quedarse en la cocina, se fue yendo cada vez más con él allí. Don Pedro le enseñó muchas cosas de las que sabía, hasta que Francisca le dice que tiene salir de la biblioteca. Entonces el noble lo lleva a ver a un amigo llamado Pacheco, que tiene un aprendiz de pintura llamado Diego.


Le costó, pero al final se hicieron amigos. Paseando con su amo por la calle se encuentran con un señor y una esclava negra que estaba llena de latigazos y moratones. Iba muy cargada, y si no llega a ser por la ayuda de Sebastián, a Marcela se le hubieran caído las cosas y habría sido castigada. Sebastián habló con Diego para ayudarla a escapar. Al día siguiente conocería a Leonor; al principio una auténtica arpía, pero luego muy gentil con él. Después de un tiempo la historia continuaba y conoce a Tomás Felipe, un samurai que les ayudará. Tras muchas dificultades... (Para saberlo, tendrás que leer el libro).

Esta obra es bastante interesante, aunque el primer capítulo debería estar el último, para mi gusto. De este libro lo que más me ha gustado son las amistades que se van encontrando; y quien mejor me cae es el samurai. Hay algunas palabras y frases en japonés, pero lo bueno es que a continuación aparece el significado.



Lidia Romero Alcolea (2º ESO B. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario