domingo, 13 de noviembre de 2011

Caballo de batalla



El padre de Albert compra un caballo en una subasta de la ciudad. Su hijo le toma mucho cariño y todos los días le acaricia el hocico y le dice unas palabras cariñosas, a diferencia del padre de éste que cuando está borracho quiere pegar al animal. Más tarde, por problemas económicos, la familia de Albert se ve obligada a vender a Joey, su caballo, pero Albert le promete que se reencontrará de nuevo con él. A partir de ahí, Joey pasa por las manos de soldados del ejército, donde la principal misión es derrotar al enemigo, y en la cual Joey se verá envuelto en un mundo de sufrimiento, injusticia, dolor y sangre. Allí conoce a Topthorn, un hermoso caballo negro y fuerte, pero con el mismo destino que él: transportar a los heridos. Topthorn y Joey conocen a Friedrich, un anciano que se ocupa de su cuidado, y que los trata muy bien. Tras largas semanas de combate, Joey logra escapar, pero su vida cambia por completo. Ahora está solo. Totalmente solo. Sus compañeros han muerto. Sin un rumbo fijo, consigue llegar a la casa de un anciano que vive con su nieta Emilie. La estrecha relación que se forma entre ellos, se refleja en el final del libro. Cuando parece que todo ha vuelto a la normalidad, entonces sucede algo inesperado. Es momento de cumplir las promesas.
Este libro me parece magnífico. Es una historia diferente que no se asemeja a ninguno de los libros que he leído. Es un libro especial y conmovedor para los amantes de los animales como yo. Una frase a resaltar de este libro sería aquella de Friedrich como respuesta a quienes lo llaman loco: “os digo que soy el único hombre cuerdo del regimiento. Son los demás los que están locos pero no lo saben. Libran una guerra y no saben para qué”.


Claudia García Cobarro (3º ESO A. 2011)

1 comentario:

  1. A mi hija le encantan las historias de caballos y adora a los caballos. Seguro que este libro le encantará. Lo apunto para buscarlo.
    Begoña

    ResponderEliminar