miércoles, 21 de septiembre de 2011

Ojalá fuera cierto

Lauren lleva en coma varios meses debido a un tremendo accidente que sufre. Los médicos la mantienen con vida artificial esperando a ver si responde, pero se necesita un milagro, y ese milagro no llega. Debido a esto la familia de Lauren decide poner en alquiler su piso y, sin pensárselo dos veces, Arthur, un arquitecto de la ciudad, lo alquila. Pero lo que Arthur no sabía es que iba a tener que convivir con un fantasma, el de Lauren.
Al principio Arthur era un poco escéptico en cuanto a este tema pero superada la idea de tener que vivir con ella, poco a poco Arthur convierte a Lauren en su razón de existir, en su vida. Un amor que nadie puede llegar a entender.
Es un libro muy profundo en cuanto a los sentimientos, la relación que existe entre Lauren y Arthur es tan surrealista como real, el amor lo puede todo y en este libro queda muy bien reflejado. Es un libro muy bonito, la historia es verdaderamente preciosa y en cuanto al final, bueno, según se mire puede ser algo triste o no, eso lo dejo que lo descubráis vosotros, pero yo considero que es perfecto para la historia. Merece realmente la pena leerse este libro, te hace reflexionar sobre el tema, además es muy fácil de leer y breve, creo que puede gustar mucho. Ahora, el libro también deja en el aire una pequeña reflexión, disfrutar todos los momentos de la vida, cada segundo cuenta, si no se aprovecha se pierde, y el tiempo no vuelve. Esa es una de las cosas que más me ha gustado.


Lorena Almela Larrosa (2º Bach E. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario