viernes, 19 de agosto de 2011

La tuneladora




Fermín Escartín, un ex profesor de universidad convertido en un torpe detective privado, se enfrenta a la misteriosa desaparición de un joven ingeniero encargado de la tuneladora del metro de Zaragoza.
Nuestro detective, como ya dijimos antes, es un profesor de universidad retirado con tan poco dinero como sentido común. Tiene un humor negro que podría ser comparable con el del mismísimo Dr. House.
Los padres del desaparecido acuden a él al principio de la historia con la esperanza de que pueda encontrar a su hijo lo antes posible, pues llevaba varios días desaparecido. A partir de este momento, la historia da unos giros inesperados que llegan a un final más inesperado aún. Este libro me ha gusto mucho porque se sale de lo que habitualmente leo. Se lo recomendaría a todas las personas a las que les gusten las historias peculiares.




Elisa Mireia Almagro González (1º ESO C. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario