miércoles, 6 de julio de 2011

Árboles de judías



Cuando Marietta consigue ahorrar el suficiente dinero para comprarse un Escarabajo del 55 deja Kentucky sin dudar ni un momento y decide cambiar su nombre por Taylor, pues el suyo no le gustaba demasiado.
A diferencia de las demás chicas de su mismo curso, tiene como objetivo no quedar embarazada, pues ve cómo dejan sus estudios por ello.
Hasta que decide parar en una cafetería para comer y una mujer se acerca y le deja una niña en el coche, por lo que se ve obligada a cuidarla sin tener ninguna experiencia.
Decide llamarla Turtle porque se agarra a todo como una tortuga, con fuerza y sin querer soltarse.
Van sin rumbo fijo hasta que llegan a Arizona y buscando un lugar para reparar el coche se encuentran con una simpática mujer llamada Mattie que le da trabajo.
Un poco más tarde encuentra a Lou Ann, una mujer separada que acaba de tener un bebé, la cual puso un anuncio en el periódico buscando una compañera.
Todo le va muy bien hasta que decide llevar a Turtle al médico y en el hospital se dan cuenta de que Taylor no tiene ningún papel de adopción y todo apunta a que tendrá que dejar que se lleven a Turtle...
Es un libro que dice que en la vida no todo es fácil y feliz o difícil y triste, pues aunque cuidar de Turtle para Taylor no fue fácil se dio cuenta de cuánto se había apegado a ella al decirle que se la iban a quitar.


Mª Consuelo Pardo Gil (1º ESO B. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario