jueves, 26 de mayo de 2011

La ruta del norte


Galshan es una joven que vive en la ciudad pero que pasa todos los veranos en la casa de su abuelo, en Gsagung. Su abuelo, que es nómada, le enseña la vida en aquel poblado de pastores y le da los consejos necesarios para sobrevivir en aquel lugar. El libro cuenta las diferentes dificultades por las que Galshan tiene que pasar ese verano, el peor verano que se ha pasado en ese poblado. Ese verano era el verano más caluroso que se había pasado en toda la historia en ese valle, y tiene que viajar al norte para lograr que los animales sobrevivan. Justo ese año, el padre de Galshan trae a una inglesa que quería sacar fotos sobre la vida y las personas en aquel poblado. En el viaje al norte, una tormenta de arena los pilla de lleno y separa a Galshan, a la extranjera y a Uugan y su mujer Tsamed, que también habían viajado junta a ellas. A los tres días, Uugan consigue encontrar a Galshan gracias a su perro, que lo lleva hasta ella. Cuando Galshan pregunta a Uugan y Tsamed dónde se encontraba la extranjera, éstos respondieron que no la habían encontrado, pero Galshan salió en su búsqueda y la encontró. Un anciano de aquel poblado la había acogido en su casa.

A la mañana siguiente, Uugan salió a buscar agua, ya que no les quedaba ni para los animales ni para ellos mismos; y prometió no volver hasta no encontrarla, pero cuando volvió el viaje había sido en vano. Esa noche, por fin ocurrió, y cayó una tormenta de verano que hizo volver a salir las flores y las plantas y que llenó de nuevo los manantiales y los ríos. Galshan volvió al poblado con sus animales y los dejó al cuidado de Uugan porque la noche de la tormenta su abuelo murió, y él prometió cuidarlos hasta el siguiente verano cuando volviera.

Natalia Rojo Contreras (2º ESO A. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario