miércoles, 18 de mayo de 2011

La chica del lago



El libro comienza con dos historias paralelas. Por una parte está Sacha, un joven que cuando era niño vio morir a su madre de anorexia y, como él dice ahora, “ojala pudiera abrazarla de nuevo”. Además ha vuelto a aparecerle la leucemia que tuvo con doce años y que pensaba que se había extinguido por completo. Pero los médicos le comunican que es una enfermedad terminal y que su cuerpo se irá apagando poco a poco hasta finales de año. Luego está Jewel, una chica de dieciocho años que no tiene muy claro lo que hará en el futuro. Su hermano Ben murió ahogado en el lago por un accidente y ella se siente muy culpable de su muerte y piensa que ella debería estar en su lugar. Su padre las abandonó a ella y a su madre cuando Jewel tenía ocho años.
Los caminos de ambos jóvenes se cruzan cuando Sacha intenta suicidarse en el lago y Jewel lo salva de una muerte segura. A partir de entonces entablarán una gran amistad y junto con sus amigos Al y True descubrirán que “la muerte no es el fin de la vida, sino el comienzo de un mundo mejor”

Este libro me ha encantado. Te das cuenta de todo lo que sufren las personas con enfermedades terminales que saben que cualquier día puede ser el último, y que intentan disfrutar al máximo cada momento y luchan hasta el final. Desgraciadamente, el final de esta historia no podía ser feliz.

Laura García Cobarro (2º ESO A. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario