miércoles, 25 de mayo de 2011

Drácula



El oficinista Jonathan Harker es enviado a Transilvania porque el conde Drácula ha comprado unas viviendas en Londres y debía firmar los papeles. Jonathan se aloja en el castillo del conde. Al principio, el conde Drácula es buen anfitrión, muy simpático y amable, pero a medida que pasa el tiempo Jonathan se da cuenta de lo extraña que es la naturaleza del conde... y éste lo retiene en su castillo.

La prometida de Jonathan (Mina) se impacienta y se va a vivir a la casa de su amiga Lucy, que padece una extraña enfermedad con dos bultos en el cuello y nadie es capaz de curarla. Decide acudir al doctor Van Helsing, que entiende de estos casos. Lucy muere, pero consigue hacer que descanse en paz.

Jonathan escapa del castillo de Drácula y comparte su experiencia con el doctor Van Helsing, llegando a la conclusión de que Drácula es el rey de los vampiros. Deciden, pues, matarle. Se libra una auténtica batalla en el castillo del conde y Jonathan obtiene el triunfo en la misma.

Este libro me ha encantado. Lo mejor ha sido la forma de describir los ambientes del castillo. Es genial. Un estupendo clásico de vampiros.


Cristina Molina Ruiz (2º ESO B. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario