viernes, 15 de abril de 2011

Confesiones bajo el cielo


Confesiones bajo el cielo es una historia que gira alrededor de una chica llamada Arlyn. Cuando su padre fallece decide pasar el resto de su vida con el primer hombre que se cruce en su camino. El afortunado, o mejor dicho desafortunado, es John Moody, un hombre totalmente opuesto a ella.

Arlyn logra conquistarlo... o más bien atraparlo. Pronto se casan y se van a vivir juntos. Él se convierte en un arquitecto muy importante, destacado por la estructura de su casa, que en vez de tener paredes está formada por cristales. Tienen un hijo llamado Sam, un chico un tanto particular, ya que sólo habla con su madre. A lo largo de la relación entre Arlyn y John, se producen una serie de cambios que llevan a la poca comunicación y que terminan haciendo que Arlyn busque consuelo en otros hombres, al igual que hace su marido. Pero al contrario de ella, él lo hace desde que empezaron a vivir juntos.

Arlyn termina enamorándose de George, el limpiador de cristales de su casa. Es un hombre un poco apuesto, blanco como la nieve y con el cabello rubio. A raíz de esa relación en secreto, Arlyn termina quedándose embarazada de nuevo de una niña rubia y con la piel clara llamada Blanca. John sabe perfectamente que no es su hija, pero lo pasa por alto. No quiere problemas, ya que él tiene un lío con su vecina Cynthia. Por lo tanto no puede reprocharle nada.

A los pocos años de tener a su hija, detectan que Arlyn tiene cáncer y no tarda mucho en fallecer. Entonces su hijo Sam se vuelve muy rebelde: no habla con nadie más que con su hermana, empieza con las drogas y demás, nunca está en casa, siempre anda por la calle en malas compañías y la mayoría de las veces que sale acaba en comisaría recogido por su padre. John, al principio se preocupa por su hijo, pero luego acaba dándose por vencido y entonces ir a comisaría se convierte en una rutina. Y mientras que Sam va de mal en peor, Blanca es una chica diez. Desde que Arlyn falleció, Cynthia y John han formalizado su relación, y Cynthia se ha trasladado a vivir con ellos.

Por otro lado, cuando Sam cumple los 18 se marcha de casa a vivir con su novia. Tiene un hijo llamado Will, pero poco puede disfrutar de su compañía, porque a causa de las drogas Sam muere. John decide enterrarlo junto a su madre. Mientras tanto, Blanca se va a vivir a Inglaterra, donde rehace su vida. Sólo vuelve a Estados Unidos para ir a la boda de su padre. Se casa con Cynthia y tienen un hijo, pero al poco tiempo John muere. Blanca, que es la única que queda viva de la familia se consuela con su cuidadora Meredith, la que desde que murió Arlyn ha sido una madre para ella y para Sam.


Lorena Cutillas (2º ESO B. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario