domingo, 27 de marzo de 2011

El amor más allá del tiempo


Imagínate, una vida normal con amigos normales, siendo tú una chica normal pero de pronto… ¡adiós normalidad! Resulta que te tele-transportas. ¿Cómo te sentirías? Pues muy confusa se siente nuestra protagonista Gwendolyn cuando se entera de que no es su prima la que se teletransporta sino ella y que mejor manera que tele-transportándose a otro tiempo del cual no conoce nada y además sin previo aviso. Ahora, Gwendolyn tiene que acostumbrarse a estos viajes de los cuales a ella le gustaría no saber nada; y claro, no le bastaba con eso, además tiene que arreglar un pequeño problema ocurrido anteriormente, y para más inri con la ayuda de Gideon, un chico que le irrita, ya que es un egocéntrico y maleducado, y que en un principio la compara a todos ratos con su prima. Pobre Gwen, no le faltaba nada más que otro chico estúpido aparte del de su clase que se ríe siempre de ella. ¿Y si, además de los viajes, añadiésemos una continua irritación, debido a no poder controlar el sudor de tus manos cuando un par de ojos verdes que se encuentran en la cara del chico al que le caes mal, te miran? Súmale que descubres que un familiar tuyo se ha quedado encerrado en una época por ¿¡haber robado un objeto importante de la sede de viajeros en el tiempo!? Y si añadimos el lío que se monta ya que por una parte le dicen que son culpables mientras que tu madre afirma todo lo contrario, da como resultado a una Gwen totalmente confusa. Pues entonces ya tenemos una mezcla total de fantasía, aventura, amor y celos, como bien no podían faltar, cuando te das cuenta de que tu prima que no tiene el gen que provoca viajar en el tiempo sabe más de épocas pasadas que tú. En resumen, a todo esto y muchas más cosas es a lo que debe enfrentarse una primeriza como Gwen (permitidme que sea familiar con ella), pero, ¿qué ocurrirá?, ¿arreglará el entuerto?, ¿conseguirá que el maleducado de Gideon vea mas allá de sus narices egocéntricas? ¿Descubrirá la verdad después de tanto tiempo? Pues lamentablemente y aunque me muero de ganas de contarte lo que sucede, para poder mezclarte con la historia y sentir la impotencia, el miedo, la confusión y el primer amor de la protagonista... debes abrir las páginas del libro y dejar que te absorba. Solo te adelanto una cosa: ¿quién se iba a imaginar que un primer beso le daría a Gwen flojera en las piernas? Pero ahora os dejo con la curiosidad de quién se lo da. Bueno la verdad es que esta vez la reseña que he hecho se me ha extendido pero al igual que he dicho con el del círculo de fuego me encanta este tipo de literatura ya sea porque soy una romántica empedernida, o porque me gusta el amor complicado y que empieza con mal pie o porque me pongo en la piel de la protagonista y siento cómo me llegan toda clase de sentimientos encontrados, es decir, es como si yo fuese la protagonista. Es cierto que contiene partes que se te hacen más pesadas a la hora de leer pero eso lo tienen muchos libros y muchísimo más pesados. Recomiendo su lectura, que aun siendo fácil de leer es entretenida y te hace pasar muy buenos ratos. Sobre todo a aquellas chicas que le gusten los chicos con un toque misterioso.


Elena Vicente Zapata (1º Bach C. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario