lunes, 24 de enero de 2011

La canción donde ella vive


En esta historia sorprendente y surrealista Mario, el protagonista, cuenta por escrito a su mejor amigo, Jaime, cada momento tal y como lo recuerda. Trata de contarle qué ha sido de él en los últimos meses de manera que su amigo pueda sentir cada uno de esos momentos.
Empieza por contar cómo la conoció a ella, Lucía, una mujer enigmática, salvaje, diferente. Recuerda a la perfección el momento en que la vio por primera vez en el Honky Tonk, un local donde trabaja de DJ por las noches; recuerda cómo bailaba con las canciones que él pinchaba. Cuenta que le fue imposible dejar de pensar en ella los siguientes días y cómo la conoció finalmente. Habla de lo misteriosa que era, del tiempo que pasaba en su casa y de sus repentinas huidas.
Un día ella vuelve a casa de Mario temblorosa y algo histérica. Ante su comportamiento, él piensa que actúa como una adicta que no ha podido conseguir su droga. Mario está totalmente enamorado de ella y quiere poder ayudar sea cual sea el problema. Con esto en mente consigue, mediante algunos contactos, cocaína para Lucía. Ella se pone furiosa y le pregunta si realmente quiere saber cuál es su problema, qué es lo que necesita. Lucía sale de la casa y cuando vuelve lo hace con algo entre sus temblorosas manos. “Esto es lo que necesito”. Era un perro muerto. “Éste es mi alimento”, dijo con la boca encharcada de sangre. En ese momento Mario se da cuenta de todo: Lucía no puede quererle porque no es humana.
Llegados a este punto se produce una sensación inquietante. El horror de tal estampa te llama a dejar de leer, pero la curiosidad y lo inesperado de la escena te hacen continuar y no poder parar hasta resolver todos los enigmas de Lucía.
Es una historia de amor tan sorprendente y cautivadora que animo a todo el mundo a descubrirla por sí mismo.


Ascensión Mª de los Reyes-García Pastor (1º Bach C. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario