miércoles, 22 de diciembre de 2010

La soledad de los números primos


Este libro relata la vida de dos personas un tanto peculiares que se encuentran en un punto de sus vidas y a partir de ahí éstas cambian por completo.
Alice era una chica a la que, desde pequeña, nunca le había gustado esquiar, pero su padre la llevaba a clases para que aprendiese. Un día, por una serie de circunstancias, cayó por un precipicio y se rompió una pierna quedando coja para toda la vida.
Mattia era un chico que de pequeño había tenido una hermana gemela y por un error que cometió la perdió para siempre; Mattia nunca se lo perdona y sufre en silencio e incluso se autolesiona… Cuando crecen, en el instituto las vidas de estos dos jóvenes, distintos al resto, se cruzan. Siguen siendo dos personas peculiares pero unidas por una cierta química. Conforme van creciendo, Alice se vuelca en la fotografía mientras que Mattia estudia la carrera de matemáticas; pero poco a poco, conforme pasa el tiempo, cada uno va tomando sus decisiones y sus vidas van tomando rumbos diferentes. Mattia recibe una oferta de trabajo en Londres, y finalmente decide marcharse con la esperanza de comenzar una nueva vida allí. Aunque se da cuenta de que nunca podrá olvidar a Alice decide que todo es mejor así.
Lo que más me ha gustado de este libro es la semejanza que Mattia establece entre su relación con Alice y aquellos números a los que los matemáticos llaman primos gemelos: éstos son los que están muy próximos entre ellos como el 11 y el 13, o el 41 y el 43. Mattia decía que Alice y él eran así, dos primos gemelos, juntos pero no lo suficiente para estar totalmente unidos.


Ana Tomás Martínez (1º Bach B. 2010)

2 comentarios:

  1. Muy buena la reseña, gran libro (;

    ResponderEliminar
  2. Un gran libro, sencillo de leer, y sin duda alguna rápido. El título va cobrando vida a medida que la obra avanza, el autor hace una bonita comparación entre el la relación de ambos personajes.

    ResponderEliminar