martes, 14 de diciembre de 2010

La metamorfosis



Gregorio Samsa, un joven comerciante, se levanta una mañana tras un sueño intranquilo transformado en un insecto. Trata de volver a dormirse pensando que aún está soñando, pero cuando su madre le llama y él tiene que contestar escucha su voz sonando de forma inaudita: sus padres ni siquiera pueden entenderle. Cuando el principal de su trabajo se presenta en su casa se ve obligado a salir de su cuarto y al fin los padres contemplan con espanto la horrible transformación sufrida por su hijo.
Desde ese momento Gregorio ha de vivir con esta transformación. Nadie es capaz de verle sin sentir repulsión. Por ello cuando su hermana Grete, la única que se atreve a entrar al cuarto, acude a llevarle comida u ordenar algo, Gregorio ha de esconderse corriendo. Gregorio aún comprende a sus padres cuando hablan, pero ellos son incapaces de entenderle a él, por lo que desisten de comunicarse y Gregorio se queda cada vez más aislado en su cuarto.
Cuando la economía de la casa comienza a empeorar acogen a tres huéspedes. Una noche se encuentran en el salón escuchando a Grete tocar el violín y Gregorio, que es un gran admirador de la música de su hermana, no puede evitar salir de la habitación para mostrar su apoyo a Grete. Sus padres y los huéspedes se toman esto como una agresión. Ya hacía tiempo que la familia no se preocupaba mucho por Gregorio, que apenas comía, por lo que empiezan a plantearse la necesidad de deshacerse de él. Esto no llega a ser necesario, porque un día lo encuentran muerto en su habitación y deciden continuar con sus vidas olvidando lo acontecido.

La metamorfosis impacta desde un primer momento por la minuciosidad de las descripciones que refuerzan la sensación de espanto. Sorprende también la forma con que continúa la monotonía de la casa a pesar del extraño suceso.
Podemos interpretar el libro como una crítica a la sociedad que es capaz de excluir e ignorar a una persona por el hecho de ser diferente a los demás. Los padres de Gregorio llegaron a considerar a su propio hijo como una carga porque ya no es como ellos, y no dan siquiera oportunidad a Gregorio de intentar comunicarse con ellos.

Ascensión María de los Reyes García (1º Bach C. 2010)

2 comentarios:

  1. Me viene bien, porque este libro lo veremos en Literatura Universal el año que viene

    ResponderEliminar