sábado, 25 de diciembre de 2010

Calvina


Lucrecio es un hombre que se dedica a robar. Sí, es un ladrón. Una noche entra a robar a una casa y se encuentra con una niña (o niño) llamada/o Calvina/o, que le pide que se quede a cuidar de ella como si fuese su padre y asegura, que si es así, ella no dirá nada a la policía. Por miedo, Lucrecio acepta la invitación y es llevado por Calvina/o hasta un manicomio, en el que todos piensan que son personajes de cuentos.
Ve a una mujer congelada en un frigorífico y más tarde andando tranquilamente por la casa... y un montón de cosas más que harán que Lucrecio no salga de su asombro y llegue a pensar que está loco. Pero en el mundo de Calvina todo tiene una explicación y no todo es lo que parece ser.

El libro no está mal. Es corto y tiene la letra grande, por lo que no se tarda mucho en leerlo. Me ha gustado porque es muy original y porque no es una historia corriente, sino extraña y bonita a la vez. Recomiendo este libro a las personas que quieran leer otro tipo de libros, algo diferente.


Laura García Cobarro (2º ESO A. 2010)

1 comentario:

  1. Laura... ¿A ti te parece ke es un chico o una chica? Yo me quedé un poco a cuadros al acabar

    ResponderEliminar